Cultura

‘Los enciclopedistas’, cuando el alfarero adelantó a Dios y al rey

0
  • Un thriller de José A. Pérez Ledo y Alex Orbe sobre la época de L'Encyclopédie
  • Un cómic que mezcla historia y thriller de forma magistral

Fragmento de la portada de 'Los enciclopedistas'

Astiberri

¿Es la pluma más poderosa que la espada? Al menos en una ocasión se demostró que sí: en la Revolución francesa, que fue el clímax del movimiento ilustrado que acabó con la Monarquía en Francia. Una apasionante época en la que en la que el escritor José A. Pérez Ledo y el dibujante Alex Orbe ambientan Los enciclopedistas (Astiberri), un thriller protagonizado por los autores de L'Encyclopédie.

José A. Pérez Ledo nos comenta por qué les interesó este histórico documento: “L'Encyclopédie fue algo totalmente subversivo para su época. Y lo fue por varias razones. Uno sus elementos más revolucionarios, que hoy nos puede parecer trivial, es el orden alfabético. En aquella época resultaba inconcebible que un libro no empezase con Dios primero y el rey después. L'Encyclopédie, sin embargo, empezaba por la A. Así que el alfarero estaba antes que Dios o la Corona”.

“También fue –continúa- el primer libro que reflejó los oficios. Aquella obra prestaba atención a algo tan aparentemente vulgar como la construcción de una silla, algo inconcebible por entonces”.

“En ese sentido –añade el guionista-, L'Encyclopédie supuso una revolución cultural que, en parte, encendería la mecha de la Revolución que acabaría estallando unas décadas después. Si hacemos una lista de los libros que han conformado la Europa actual, la Encyclopédie francesa debería estar en los primeros puestos. Tal vez en el primero”.

Viñeta de 'Los enciclopedistas'

La pluma contra la espada

José nos resume el argumento de esta novela Gráfica: “Estamos en el París de 1750. Una serie de filósofos se reúnen en salones donde comparten sus ideas sobre ciencia, política y organización social mientras ultiman la que muchos consideran la mayor obra de todos los tiempos: L'Encyclopédie”.

“El ambiente –continúa- no puede ser más opresivo para Denis Diderot, su editor; le vigila la corona, la iglesia y la policía. Pero las cosas se van a complicar aún más cuando los colaboradores de la Encyclopédie empiecen a aparecer asesinados. Nadie es capaz de dar con el autor de los crímenes, de modo que Diderot en persona se decide a investigar ayudado por la joven ilustradora Marie. Juntos se sumergirán en el París más oscuro y supersticioso en busca del asesino”.

Una historia absorvente que atrapó por completo a su dibujante: “Lo principal fue que vi un guión muy sólido y bien planificado desde el primer momento. José tenía las ideas muy claras y me dio mucha seguridad. Me ha gustado haber podido aprender sobre el proceso de creación de L'Encyclopédie y todo lo que vino después, era una época de la que no me había informado mucho y es realmente interesante”.

Viñetas de 'Los enciclopedistas'

“La razón tiene muchos enemigos”

Lo más sorprendente es comprobar cómo la situación de 1750 se parecía a la que atravesamos actualmente: “En la novela gráfica hemos intentado dejar patentes algunos paralelismos –asegura José-. Para empezar, en el París de 1750, un mundo se extinguía dando paso a otro nuevo. Es lo mismo que ocurre ahora. Hoy, como entonces, todos los paradigmas se tambalean, provocando un seísmo social continuado que tiene muchas manifestaciones: populismo, nacionalismo, miedo…”

“La otra similitud –añade- es la oposición entre la razón y las ideas supersticiosas. Hoy vivimos un auge de la irracionalidad disfrazada de muchas maneras: negación de los hechos, posverdad, terapias alternativas, nuevas espiritualidades… Los ilustrados fueron los primeros en enfrentarse a todo aquello. Lo hicieron desde la palabra en obras como, por ejemplo, L'Encyclopédie”.

“En Los Enciclopedistas se dice que “la razón tiene muchos enemigos”. Esa afirmación sigue siendo perfectamente válida hoy en día” -concluye el guionista-.

Viñetas de 'Los enciclopedistas'

La protagonista es una mujer

Una de las cosas más interesantes del cómic es que la protagonista es una mujer: De todos los personajes importantes, Marie es la única que no se basa en una persona real –confiesa José-. Queríamos un personaje femenino con peso y, si nos ceñíamos a la realidad documentada, no lo habría. En aquellos salones ilustrados, hasta donde sabemos, eran casi todos hombres. Las pocas mujeres que tomaban parte en aquellas veladas lo hacían en calidad de anfitrionas, algo que también se refleja en el cómic. Pero nosotros queríamos un personaje con más entidad e importancia”.

“No es descabellado pensar –continúa- que en L'Encyclopédie tomaron parte mujeres cuya huella fue borrada. En nuestra historia, Marie es una joven y muy talentosa ilustradora de la Encyclopédie. Y su papel en el desarrollo de la historia es fundamental”.

Viñetas de 'Los enciclopedistas'

Ilustres secundarios ilustrados

Los nombres del resto de los protagonistas os sonarán: “El principal –asegura José- es Denis Diderot, el principal editor de la Encyclopédie. Con él están, el barón D’Holbach, D’alembert, el conde de Buffon y David Hume. Ellos son los integrantes del salón ilustrado que centra la historia, pero en la novela gráfica aparecen muchos más personajes reales: Rousseau, Madame de Pompadour, Luis XV, el arzobispo Christophe de Beaumont…”

“Algunas de las cosas que les ocurren en la novela gráfica son reales (por ejemplo, en encarcelamiento de Diderot), pero he cambiado la fecha y el motivo –afirma el guionista-. Digamos que me documenté mucho para poder luego desdocumentarme. La realidad en Los Enciclopedistas está puesta al servicio de la trama y no al revés”.

“Los caracteres de los personajes –añade José- se aproximan a lo que decían de ellos quienes los conocieron: Diderot es más bien excéntrico y despreocupado, Hume altivo, D’alembert un tanto insufrible… Pero, en lo que respecta a los diálogos, opté por no incluir ninguna cita literal de los personajes. Todo lo que dicen es inventado”.

En cuanto a cómo los ha retratado Alex Orbe, el dibujante asegura que: “Sí intenté en un inicio mantener el parecido de los personajes con la imagen que nos ha llegado a través de sus diferentes retratos. Más tarde el hecho de tener tantos hombres con pelucas empolvadas me hizo caricaturizar más el aspecto de cada uno para hacerlos más reconocibles y evitar que se confundiesen entre ellos. Y luego reconozco que me he tomado muchas licencias, entre ellas y la más destacable seguramente, en el retrato de Louis XV que no se parece en nada al real”.

Viñetas de 'Los enciclopedistas'

El París del Siglo XVII

Otro de los mayores desafíos a los que se enfrentó el dibujante fue al de retratar el París del 1750. “Teníamos el problema de que el París actual, de grandes avenidas, no se parece gran cosa al callejero del siglo XVIII, pero también esto nos daba la ventaja para inventar lo que más nos convenía. Por otro lado los grandes palacios, iglesias y demás sí que los hemos respetado cuando nos constaba que ya existían en la época y lo hemos aprovechado todo lo que hemos sido capaces. Luego he buscado mapas de la época, cuadros, películas, cómics, etc”.

También impresiona el detalle con el que el dibujante retrata a muchos artesanos de la época, algo que querían destacar de L’Encyclopédie: “La misma enciclopedia original era un muestrario perfecto de todo esto, se encargó de dejar por escrito, y dibujado, prácticamente cualquier oficio de la época que se nos ocurra. Parte de la intención de Diderot era dejar constancia de estos talleres, herramientas y procesos, es bonito recoger su testigo y darles importancia también”.

“La imprenta –añade- también tiene mucha importancia como escenario y ayuda a enlazar varias de las tramas del libro. La labor de documentación ha sido ingente y por momentos ha estado a punto de ahogarme, por supuesto, uno de los riesgos es no parar nunca de buscar y rebuscar (¿cómo era esta farola? ¿qué tipo de camisón llevaría tal personaje?) y no ponerte nunca a dibujar”.

Destacar también el uso narrativo del color de Alex Orbe: “Somos esclavos de nuestras influencias y la mía, desde niño, ha sido la escuela francobelga así que me es imposible evitar que se me note de dónde vengo. Pero en cualquier caso mi idea no era hacer un álbum "a la europea" y he utilizado para distanciarme de ello una paleta de colores más sencilla y apagada, tratando de separar las diferentes escenas por tonalidades”.

Viñeta de 'Los enciclopedistas'

Sus proyectos

En cuanto a sus proyectos, José A. Pérez es periodista y escritor, y los suyos son de lo más variado: “Ahora mismo estoy escribiendo una serie de televisión y produciendo un programa de divulgación científica. En febrero Planeta publica mi segunda novela Un lugar al que volver. Y tengo un par de ideas para cómic, pero estoy dejando que vayan evolucionando poco a poco”.

Alex Orbe tampoco tiene demasiado tiempo libre: “De momento continúo con mis trabajos habituales de ilustración y si veo claro algún proyecto de cómic, especialmente si es con José, me pondré los manguitos y lanzaré a la piscina de nuevo, porque todo lo que es absurdo hay que hacerlo inmediatamente”.

No os perdáis esta historia sobre los orígenes de L’Encyclopédie; sobre todo porque descubriréis que la época tiene mucho en común con la nuestra. Y porque es un thriller apasionante.

Portada y página de 'Los enciclopedistas'

El Gobierno incluye en los Presupuestos la bajada del IVA de los e-books del 21% al 4%

Previous article

El Gobierno quiere retrasar un año la edad efectiva de jubilación para garantizar las pensiones

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Cultura