Salud

Las batas blancas toman las calles por la «dignificación» de la profesión

0

Denuncian la falta de facultativos en centros de salud y hospitales, así como la «sobrecarga impresionante» en atención primaria

Médicos llegados de todos los rincones de España se han manifestado este jueves por las calles de Madrid, al igual que hace exactamente un año, para protestar por sus «precarias» condiciones y pedir más recursos para la sanidad, con el objetivo de lograr la «dignificación» de la profesión. Convocada por la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), con el apoyo del Foro de la Profesión Médica que integran la Organización Médica Colegial (OMC), sociedades científicas (FACME), Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina, Conferencia de Decanos y Comisión Nacional de Especialidades Médicas, la protesta de las batas blancas ha comenzado frente al Ministerio de Sanidad.

Aunque no estaba previsto, la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, ha recibido al presidente y secretario general del CESM, Tomás Toranzo y Francisco Miralles, respectivamente, y al responsable de la OMC, Serafín Romero, con los que ha mantenido un breve encuentro, durante el cual le han entregado un manifiesto con sus reivindicaciones. Unas peticiones a las que el Ministerio es «sensible», según ha señalado a los medios Carcedo, quien les ha trasladado las medidas que han adoptado para afrontar «algunos problemas estructurales» del sistema sanitario, como el incremento de plazas MIR o el plan de reforma de la atención primaria.

«Estamos trabajando para planificar a corto y medio plazo las necesidades de profesionales del sistema», ha asegurado la titular de Sanidad, que ha incidido en que su objetivo es «seguir reforzando el Sistema Nacional de Salud y la calidad de los servicios», para lo cual trabajará «hasta el último día».

Una pancarta con el lema 'Dignifiquemos la profesión' encabezaba la protesta, en la que algunos de los manifestantes vestían batas blancas, y durante la cual se han coreado consignas como «Basta ya, dignidad» o «hay razones, queremos soluciones».

El secretario general de CESM, Francisco Miralles, ha denunciado la falta de médicos en centros de salud y hospitales de toda España, así como la «sobrecarga impresionante» en atención primaria, que obliga a los pacientes a acudir a urgencias y «colapsarlas». Miralles ha advertido de que si no se atienden sus reclamaciones se tomarán otras medidas mas drásticas «como ya se está haciendo en algunas comunidades donde se convocan huelgas», porque «tenemos que defender nuestra dignidad y la de nuestros pacientes».

Por su parte, el presidente de la OMC, Serafín Romero, ha lamentado que un año después no se haya avanzado en «ninguna» de las causas que les obligaron a salir a la calle entonces, motivo por el cual han vuelto a manifestarse. Se trata, ha dicho, de reivindicaciones «que tienen mucho que ver con la precariedad en la que se está trabajando, pero también de desarrollo profesional y por eso volvemos a estar aquí, en el mismo lugar y a la misma hora».

La presión asistencial ha sido una de las principales denuncias de los manifestantes. como Evelio Robles, médico de familia de Cáceres, que ha asegurado que es «bastante frecuente» superar los 50-60 pacientes por día. «El paciente ve al médico pero difícilmente el médico ve al paciente». Una colega, María Dolores Hidalgo, médico de familia de Elche (Alicante), ha recalcado que «hay veces que tengo dos o tres minutos por paciente; mientras entra el abuelito, se sienta y vuelve a salir ya ha pasado el tiempo».

No se resignarán

En el manifiesto, que los convocantes han leído al final de la protesta en la Plaza de las Cortes, frente al Congreso de los Diputados, los médicos advierten de que no se van a quedar «impasibles y resignados ante el trato» recibido por los sucesivos responsables del Ministerio y de las consejerías que, «con el pretexto de la crisis», recortaron sus derechos. «No solo queremos que nos traten mejor, también queremos los medios para tratar mejor a nuestros pacientes (…) Lo que está en juego es el mantenimiento sostenible de la calidad de nuestro sistema sanitario, que si hoy sigue con unos estándares aceptables es solo gracias al sacrificio no recompensado de los médicos».

Un modelo de financiación finalista, suficiente y equitativo; acabar con la interinidad (más del 40 % de los médicos no tienen plaza en propiedad), la recuperación completa de los recortes en retribuciones, guardias voluntarias y que computen para la jubilación y jornada laboral de 35 horas son algunas de las reivindicaciones.

Pero también reclaman garantizar la calidad formativa de los MIR, más personal y presupuesto de manera específica para la atención primaria, donde faltan más de 2.700 médicos de familia y pediatras, y una jubilación flexible y voluntaria entre los 60 y los 70 años.

Y aprovechando que el país está inmerso en periodo electoral, los médicos creen que es «un buen momento» para que los partidos políticos «dejen de jugar con la sanidad, se la tomen en serio» y sellen un Pacto de Estado.

La acrilamida y los peligros de freír y hornear en exceso

Previous article

Muere la mujer cuya familia llevó al Congreso 182.000 firmas para despenalizar la eutanasia

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Salud