Cultura

Eugenio Recuenco, el ‘voyeur’ de nuestra historia

0
  • El fotógrafo retrata los hitos importantes de los últimos 50 años
  • 365º es el proyecto más ambicioso y personal del célebre artista
  • La muestra recoge 366 imágenes realizadas durante ocho años
  • Toca temas como el 11-S, Donald Trump o la muerte de Lady Di 

Detalle de una de las obras de Recuenco expuesta en el CEART de Fuenlabrada.

Eugenio Recuenco.

¿Qué se puede meter en una caja? En la de Eugenio Recuenco cabe de todo: un hecho histórico, una obra de arte, un sentimiento, el infinito… Este célebre fotógrafo español ha montado una apabullante exposición con casi 370 fotografías de un metro de alto que se retroiluminan por detrás y que juntas conforman un puzle que retrata los últimos cincuenta años de la historia (nuestra historia) revisando hitos como la llegada del hombre a la luna, la era Trump, la contaminación del planeta, la Mona Lisa, la muerte de Lady Di, el empoderamiento de la mujer… “No he fotografiado hechos históricos a los que he tenido que ser fiel sino la sensación que me ha quedado de esos hechos históricos”, revela.

31 de agosto. La muerte de Lady Di. Eugenio Recuenco

Recuenco construyó una caja de madera gigante con una única ventana por la que entran estímulos del exterior y durante ocho años ha fotografiado escenas de fuerte carga estética formadas por personas y objetos, algunos tan cotidianos como camas, sellos, relojes o escaleras, y otros más peculiares como lápidas o un trapecio. Elementos que se integran en un discurso que habla de soledad, miedo, locura, deseo, vida, muerte. 

“Las fotografías son frases y con las frases tú haces el texto”. Un texto que varía porque todas las fotografías se transforman según dónde se coloquen pero también según las experiencias personales de la persona que las mira. “Hay partes muy críticas, pero tú eliges. Y puedes pasar por encima de la crítica y quedarte con la propuesta estética que también es muy válida. Es esa parte estética la que te invita a evadirte de la realidad porque si no estuviera estaríamos haciendo un documental".

Dos obras de Recuenco esperando para ser instaladas. R. Muñoz

Y es que Recuenco se limita a mostrar, no a juzgar. “Hay toda la objetividad que te permite el sentimiento. Las fotografías son objetivas pero la avalancha de imágenes va a provocar reacciones libres. Cada fotografía es independiente y a la vez todas son modulables, por eso el diálogo entre ellas y el discurso narrativo se transforma según la relación que se crea entre las fotos”.

6 agosto. Dice Recuencoa que la muestra refleja nuestra virtudes y defectos. Eugenio Recuenco

La cuidada escenografía mezcla poesía y teatralidad, lo que otorga mucha fuerza a las imágenes. En algunos las fotografías parecen escenarios en los que se interpretan dramas y comedias personales y universales, todos concebidos exclusivamente para la caja. 

“El espacio ha sido el límite para contar esas historias”, dice. 

Un espacio en el que sucenden cosas, se retratan emociones y se provocan sentimientos. Y él, disparando desde la cuarta pared del cubo, lo ha fotografiado todo.

Quiero forzar a la gente a que se detenga en cada fotografía pero también que vea el conjunto, por eso importa tanto el espacio que hemos elegido para hacer la exposición”.

Habla del Centro de Arte Tomás y Valiente de Fuenlabrada (CEART), un lugar que le ha permitido tener la luz y el montaje deseados y jugar con la arquitectura de la imagen. Un reto con el que ha disfrutado.

Recuenco expone más de 366 obras en Madrid. R. Muñoz

El recorrido invita reflexionar, a mirar dentro de la caja, a mirar dentro de nostros mismos, a vernos en el otro, a encontrarnos. También a no olvidar que ese pasado, a veces terrible, también es el nuestro y que y que todos vivimos la misma historia, aunque luego cada uno guarde la suya en su propia caja.

Retrato de Eugenio Recuenco @Jeosm

Eugenio Recuenco es uno de los pesos pesados del arte visual y trabaja con la fotografía y el vídeo, soporte que, según vaticina, terminará imponiéndose. “La fotografía va a quedar como algo antiguo muy de moda porque el vídeo, a nivel informativo, es más completo. En pocos años la fotografía solo tendrá valor estético. Hoy hay mucha cultura visual y es muy fácil hacer una buena fotografía pero no es tan fácil que te salga una narrativa”.

Una visión del sector que no afecta a la prensa, especialmente a la prensa de moda y que se enmarca en la crisis que vive el papel. “En España y el resto de Europa sigue prevaleciendo la fotografía pero en EE.UU. es más importante el vídeo. En moda todo es estética y yo intento añadir algo más, mostrar la ropa pero a la vez contar una historia y trasmitir emociones, ¡por eso me han desahuciado de la moda! El cambio de mentalidad traerá el cambio de formato”.

Una de las salas retrata la historia del siglo XX. R. Muñoz

Y hablando de cambios. De todas las cosas que han marcado estos cincuenta años destaca el 11-S. “Nos cambió la forma de pensar y la forma de someternos. Ellos ganaron y nosotros hemos bajado la cabeza. Contra eso me gustaría que hubiera más voces críticas”. Algunas surgen desde el arte, un arma potente para gritar contra las injusticias o batallar por causas justas. Eso sí, a veces se topa con la censura. O lo que es peor, la autocensura. “La censura tiene sentido cuando algo es dañino pero no cuando algo es solo molesto”, recalca. 

Tras la huella literaria de ‘La princesa prometida’ (y su secuela sin final)

Previous article

El arte de hacer muros en piedra seca en España y otros siete países, Patrimonio de la Unesco

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Cultura