TV/Televisión

Este es el invento que puede acabar con la sequía en el desierto

0

La presa de Hatta, situada en la frontera de Omán y Dubai

Convertir las fuentes de agua naturales del planeta en un producto apto para el consumo continúa siendo un reto para científicos e ingenieros. Incluso en un territorio peninsular como España, el precio de las desalinizadoras es mucho más caro que la extracción fluvial.

La presión por encontrar una solución aumenta a medida que avanza la desertificación por todo el planeta. La Comisión Europea calcula que en 2050 habrá más de 700 millones de desplazados por esta lacra climática. Es posible, sin embargo, que unos científicos sauditas hayan dado con la solución al problema.

Estos investigadores han desarrollado un hidrogel que absorbe agua durante la noche y la expulsa de nuevo durante el día al recibir calor solar. Pero el gran avance del dispositivo es su forma de atrapar el agua. Lo hace a través de la presencia de vapor en la atmósfera, incluso en condiciones de baja humedad como es el caso de la desértica Arabia Saudí.

El dispositivo puede capturar la cantidad de agua correspondiente a su propio peso. “El aspecto más reseñable del hidrogel es su efectividad y bajo coste”, afirma Renyuan Li, estudiante de doctorado en la Universidad de Ciencia y Tecnología Rey Abdalá (KAUST). Si el prototipo fuese rediseñado para capturar tres litros de agua por día, defiende el estudio de Enviroment Science and Technology, el coste del hidrogel sería de medio dólar al día. Hasta el momento, el equipo ha conseguido capturar 37 gramos de agua de noche, con una humedad del 60%

El dispositivo utiliza la tecnología del cloruro de calcio. Hasta ahora, los científicos solamente habían conseguido que transicionase de un estado sólido a un líquido con alto contenido en sal. Para solucionar el problema, los científicos incoporaron la sal en un polímero: el hidrogel que contiene un gran volumen de agua pero capaz de mantenerse en estado sólido. También añadieron nanotubos de carbono a la pieza para asegurarse de que el vapor de agua capturado pudiese extraerse con facilidad. Estos nanotubos absorben luz solar facilmente y convierten la energía capturada en calor.

KAUST es una institución privada localizada a unos 100 kilómetros de Yeda, la segunda ciudad más importante de la monarquía absoluta. Sus facultades de química e ingeniería están consideradas por el índice QS como una de las 100 mejores del mundo.

[Más información: El vino, el café y el chocolate, en peligro de desaparición: ésta es la razón]

Dieta: Estos son los únicos cereales del ‘súper’ que recomiendan los nutricionistas

Previous article

La policía da por hecho que se pedirá la extradición de García Juliá tras ser detenido en Brasil

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *