Deportes

Djokovic es de titanio

0

El número uno se impone a Federer en la final más larga de la historia de Wimbledon (7-6, 1-6, 7-6, 4-6 y 13-12, en 4h 57m), después de sortear dos bolas de partido. Suma su 16º grande, el quinto en Londres

Novak Djokovic se sacude el pecho como Tarzán, porque acaba de deshacer el enredo y terminar con la agonía de una tarde épica. Acaba de imponerse al señorial Roger Federer en la final más larga de la historia de Wimbledon –7-6, 1-6, 7-6, 4-6 y 13-12, en 4h 57m, superando así las 4h 48m entre el suizo y Rafael Nadal en 2008– y obtiene así un laurel que ya le hace levitar con 16 grandes, cinco de ellos logrados en el santuario británico. Comprime así la carrera por ser el tenista más laureado y niega por tercera vez a Federer en una final de Londres, por tercera ocasión también en un duelo dirimido al maratón de los cinco sets.

No habían transcurrido ni cinco minutos y el vello de los presentes ya se había erizado. Pieles de gallina en La Catedral. Comenzó Federer produciendo zumbidos, ese sonido persuasivo que se oye cada vez que su cordaje escupe un revés cortado y peina una y otra vez la coronilla de la red. Se escucha entonces el murmullo, porque la caricia no es más que la antesala a la intervención violenta de su derecha, siempre afilada y siempre cortante, y si no que se lo pregunten a Djokovic. El hombre chicle se hartó de contorsionarse para devolver todas y cada una de las bolas del primer parcial, jugado al ritmo que impuso el suizo y embellecido por la fastuosa exhibición de facultades del rival.

Disputaba Nole a la vez dos partidos. Enfrente estaba Federer, y por dentro los demonios intentando abrir el candado y escapar de la jaula, porque la grada alentaba con descaro a su ojito derecho y eso a él, muy buen tipo pero también muy orgulloso, le escuece y mucho. Le castigaba el de Basilea con slices liftados y tiros arquitectónicos, planos y angulados a más no poder, pero ahí que llegaba él, una oda a la elasticidad. No hay tenista que domina esa faceta como el de Belgrado, que resistió al acoso y salvó un cuarto juego envenenado para guiar el pulso hacia un manglar engañoso, a un tie break resuelto a su favor después de un doble cambio de ritmo.

Esconde Djokovic mil trucos en la manga, y aunque se dejó atrapar –del 3-1 a favor al 4-5 adverso– le salió bien la treta: enmarañó a Federer y le remontó (7-5), infligiéndole teóricamente mayor daño. Ya un set arriba, no pocos preveían un declive anímico y físico del suizo que no llegó, porque lejos de venirse abajo el rey de la hierba reaccionó como un torbellino: bajón de adrenalina del adversario y 25 minutos de tenis orgásmico. Regresaba entonces el pulso al punto de partida y el desarrollo siguió los mismos parámetros, intentando Federer profundizar y excepcional Nole en la réplica, eterno insurgente.

Dispuso al competidor feroz, al aguerrido combatiente que no se inclina nunca por muy feo que se haya puesto todo, y sorteó una situación límite que desequilibró de nuevo el partido. Con 5-4 y Federer tocando con la yema de los dedos su segundo set, trazó un saque soberbio y apagó las llamas. Maneja todas las leyes Djokovic, maestro del resto y de tantas otras variables, el tenista total que quizá no tenga el carisma de Nadal o el virtuosismo innato de genio, pero que posee más herramientas que ninguno porque conjuga pausa, aceleración y personalidad; técnica, físico y un carácter indómito; atributos del tenis clásico con el vértigo de la modernidad.

Se volvió a adjudicar el desempate (7-4) y entonces, La Catedral se pronunció otra vez sin ningún tipo de contención: “¡Let’s go, Ro-ger, let’s go!”. Y el Aladín de la raqueta, siempre fiel a la llamada de sus feligreses, se rehízo por segunda vez. Dos roturas en la cuarta manga, sacando partido a otro indescifrable bajón de Djokovic, y destino a la traca final. Quinta manga. Bofetada de Djokovic y respuesta inmediata (4-3). No quería mirarlo Mirka Vavrinec, esposa y máxima fan de Federer, taquicárdica durante el toma y daca. Volvió a quebrar el suizo y parecía tenerlo hecho, pero de repente se cegó y Djokovic abortó dos puntos de partido, contragolpeando con otro break (8-8).

Más dinamita. Con 6-5, Nole tiene un despiste y le pregunta al juez si hay desempate. Después, con 11-11, salvó una doble opción de rotura y recibió los silbidos de la grada, y un warning del árbitro después por golpear un micrófono de ambiente. El tensiómetro se disparó a mil en Wimbledon, pero el caliente balcánico se mantuvo frío como el hielo y el inmutable Federer perdió la precisión. Devolvió la bola con la caña, en forme de homerun, y la final interminable cayó del lado del campeón de titanio. 7-3 en la primera final decidida tie break. Ya son 16 grandes para Nole, cinco de ellos en Londres. Los mismos que un tal Björn Borg, pero él solo quiere ser el mejor.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Andrés, el policía ‘okupa’ a los 82 años: “No permitiré que me echen, antes tienen que matarme”

Previous article

Otra oportunidad perdida

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Deportes